Estrés por calor: Cómo Mitigar un Desastre

Estrés por calor: Cómo Mitigar un Desastre
Califica este artículo

El verano trae un clima muy cálido, pero también su propio conjunto de riesgos para los que trabajan en el calor del verano. No es el sol lo que causa el estrés por calor, sino el calor y la pérdida de líquidos en el cuerpo, lo que significa que tanto los trabajadores en interiores como en exteriores están en riesgo.

El estrés por calor está compuesto de varios niveles – desde los sarpullidos y calambres comúnmente contraídos hasta los niveles más severos de agotamiento por calor y apoplejía, cuando las medidas de control de temperatura del cuerpo finalmente caen crean una emergencia médica inmediata. El objetivo para los gerentes de seguridad es eliminar las incidencias de agotamiento por calor y apoplejía y minimizar las incidencias de sarpullido por calor y calambres.

Estrés por calorEl exceso de confianza para los empleados que trabajan en temperaturas altas o climas húmedos es malo. Todos hemos oído los comentarios: “No es tan malo” o “Estaré bien”. Esta es una actitud muy peligrosa cuando se enfrenta a las condiciones de estrés por calor.

El trabajo físico en condiciones de calor extremo puede poner en peligro la salud de los empleados, por lo que los gerentes de seguridad deben estar preparados para responder con un plan de prevención de estrés por calor. Para ayudar a prevenir las enfermedades por calor relacionadas con el trabajo, los siguientes consejos proporcionan una base para implementar un plan de seguridad para el verano:

El Estrés por calor y como mitigarlo

Piensa más allá del agua. El agua no es suficiente si usted está trabajando en el calor – asegúrese de que está ofreciendo las bebidas adecuadas para sus trabajadores. Aunque las bebidas para deportistas parecen ser una buena opción, los empleados pierden líquidos de manera diferente a los atletas, así que tenga en cuenta las bebidas con niveles de electrolitos y potasio específicos para sus necesidades. Las bebidas de reemplazo de agua y electrolitos se deben tomar cada 15 minutos para evitar problemas de calambres.

Proporcione electrolitos más allá de los líquidos. Ofrezca bocadillos hidratantes de doble propósito que tengan buen sabor pero que también proporcionen los electrolitos necesarios, como las paletas de helado, que se enfrían a medida que se hidratan, y bocadillos gomosos que mantienen los niveles de electrolitos altos durante todo el día.

Fomente la ropa ligera y de colores claros. Para los roles sin un código de vestimenta estricto, predique la comodidad y el rendimiento para las elecciones de ropa en condiciones de calor extremo. Hay muchas opciones para el atuendo atlético hecho de microfibra, tela de poliéster que aleja el sudor del cuerpo y lo lleva a la superficie de la tela, donde se evapora.

Ofrezca equipo de enfriamiento. Los pañuelos y chalecos de refrigeración son una excelente manera de asegurar la comodidad de los empleados en condiciones calurosas. Para los trabajadores que trabajan al aire libre, es importante que su visión no se vea afectada por la luz del sol, así que considere las gafas de sol que se adhieren a la parte posterior de sus cascos.

Anime los descansos. Cuando sea posible, haga cumplir sesiones de trabajo más cortas y descansos más largos cuando suba la temperatura para permitir la aclimatación al calor. El agotamiento causado por el exceso de trabajo y la sobreexposición al sol puede acechar los mejores planes de un gerente de seguridad.

Eduque a su personal. Enfatizar la necesidad de que los trabajadores se protejan y faciliten el acceso a los productos para fomentar su uso. Entrénelos para que reconozcan las condiciones favorables y los síntomas del estrés por calor. Considere la posibilidad de colocar carteles alrededor del lugar de trabajo que destaquen el índice de calor diario y la cantidad de líquido que deben consumir los trabajadores. La educación debe ser un proceso regular y continuo.

Conclusión

El calor extremo puede poner en peligro a los empleados, y los gerentes de seguridad y los encargados de tomar decisiones sentirán el calor si no toman medidas de precaución. Es mejor prepararse demasiado que sufrir las consecuencias de que los trabajadores se enfermen con el calor.

Speak Your Mind

*

A %d blogueros les gusta esto: