Errores en el Programa de Prevención de Riesgos Ambientales

Rate this post

El Programa de Prevención de Riesgos Ambientales (PPRA) es de gran importancia para que las empresas puedan garantizar la integridad física y la preservación de la salud de los trabajadores. El programa tiene el propósito de hacer el control de los riesgos ambientales de las organizaciones a través del reconocimiento, la anticipación y la evaluación de esos riesgos. Su aplicación está regulada por Normas Reguladoras de cada país.

A pesar de ser un documento, el PPRA necesita ser puesto en práctica. Debe ser elaborado por el departamento de Ingeniería de Seguridad y Salud del Trabajo. Si la organización no posee este departamento, se aconseja que se contrate una empresa tercerizada especializada en este tipo de servicio.

Programa de Prevención de Riesgos AmbientalesA continuación, conozca los principales errores en el Programa de Prevención de Riesgos Ambientales cometidos durante su creación y su gestión:

Dejar de observar el cronograma de acciones del Programa de Prevención de Riesgos Ambientales

Tal vez ese sea el error más común cometido por las empresas. Muchas organizaciones ni siquiera tienen conocimiento de la existencia de ese cronograma en el PPRA. Algunas empresas tercerizadas dejan de avisar a sus gerentes sobre el cronograma. Sin embargo, es deber del empleador leer el documento completo antes de archivarlo. Muchas veces los gerentes tienen problemas que pueden resolverse a través del cronograma.

Además, las empresas que hacen uso del cronograma de acciones pueden probar que el PPRA está siendo cumplido. Pero hay que resaltar que el cronograma debe ser de fácil comprensión, conteniendo todas las fechas específicas para realizar las medidas de corrección y de prevención en la empresa. Un PPRA que no tiene calendario de acciones es inútil!

No firmar el PPRA

El PPRA es un documento que necesita ser firmado por el responsable legal de la empresa. Al final, el empleador que no firma el programa no podrá probar que tiene conocimiento sobre el programa y que lo está cumpliendo. Por eso, la firma es fundamental.

No hacer el cambio del programa cuando la empresa crea un nuevo sector

Como es un programa que está en constante actividad, es necesario actualizarlo constantemente cuando se crea un nuevo sector. Los empleadores no deben esperar la actualización anual. Como el Programa de Prevención de Riesgos Ambientales tiene como objetivo la integridad física del empleado en el ambiente de trabajo, no hacer su cambio cuando una nueva unidad o sector es creado es lo mismo que ignorar su existencia.

A cada nuevo sector creado en la empresa es necesario que se haga el análisis de los riesgos ambientales, utilizando el PPRA, anticipando y reconociendo así los peligros de ese nuevo lugar de trabajo.

Uno de los mayores errores en el PPRA: no tener atención a los límites legales

Toda empresa tiene riesgos ambientales, aunque sean mínimos. Así, es obligación del funcionario responsable de la elaboración del programa insertar en el documento medidas de control y atenuación de esos riesgos, como la utilización de EPI’s, procesos administrativos para reducir la exposición de los trabajadores a los riesgos, etc.

Por eso, siempre que el empleador o miembros del SESMT perciban algún riesgo que no está presente en el programa o que no posee medidas de corrección, es necesario que el Programa de Prevención de Riesgos Ambientales sea actualizado. Se puede hacer uso del cronograma de acciones para fijar plazos de adecuación. Los plazos estipulados deben ser posibles de cumplirse. El programa se utilizará en favor de la empresa.

Las evaluaciones medioambientales no se realizan

Hacer las mediciones del ambiente de trabajo no es una opción del patrón. De acuerdo con el ítem 9.3 de la NR-09:

“La evaluación cuantitativa deberá realizarse siempre que sea necesaria para:

a) Comprobar el control de la exposición o la inexistencia de los riesgos identificados en la etapa de reconocimiento;

b) Dimensionar la exposición de los trabajadores

c) Subsidiar la ecuación de las medidas de control. ”

Por lo tanto, es obligatorio que el PPRA contenga todos los riesgos evaluados. Si el programa no contiene los riesgos ambientales y su cuantificación, significa que el empleador no sabe cuáles son los peligros presentes en su empresa. Por lo tanto, no podrá aplicar medidas de corrección y el Programa de Prevención de Riesgos Ambientales no será eficaz.

No disponer del Programa de Prevención de Riesgos Ambientales anteriores para consulta

El PPRA es un documento que debe estar siempre disponible para los trabajadores y las autoridades que quieran consultarlo. Se pretende garantizar el bienestar físico del empleado en su entorno de trabajo. Por lo tanto, es común que algunas personas tengan el deseo de hacer su consulta.

No elaborar el programa por sector

De acuerdo con la NR-9 el PPRA debe ser elaborado por establecimiento. Esto significa que cada área de la empresa debe tener su propio programa, que contiene el nombre de la organización y el lugar de trabajo al que se refiere.

Incluso si un establecimiento tiene los mismos riesgos de otros, es imprescindible que tenga su propio PPRA elaborado.

Ausencia de datos empresariales en la portada del PPRA

El PPRA es un programa elaborado de acuerdo con los riesgos ambientales de una empresa. Por lo tanto, debe contener todos los datos de esa organización, como su nombre y el Catastro Nacional de Persona Jurídica (CNPJ).

La identificación de la empresa en el programa indica que fue elaborado para ella, mostrando la intención de ésta de cumplir sus compromisos legales.

Utilizar fechas retroactivas en PPRA

El PPRA debe contener fechas exactas de cada medida a tomar en la empresa. No es posible hacer el cronograma de acciones sin que la evaluación de los riesgos del ambiente de trabajo esté completa. Otro error cometido es colocar fechas anteriores en el PPRA. Esto es una información falsa y que puede llevar a castigos y multas a la empresa.

Por eso, no permita que su PPRA contenga fechas retroactivas. Los análisis deben ser verdaderos, así como las fechas para que las medidas de prevención y contención de los riesgos sean aplicadas.

Hacer inútil el PPRA después de un año

A pesar de que el programa tiene una validez de un año, es importante no jugarlo después de ese plazo. Incluso si se realizan actualizaciones y revisiones anualmente, es fundamental que los gestores tengan un historial de riesgos ambientales y cuáles ya se han tomado.

Es de extrema importancia que las empresas tengan un PPRA bien elaborado, con medidas de prevención y un cronograma de acciones con fechas verdaderas. Por sin un programa dinámico, el PPRA posee una acción continua. La empresa tiene que entender cuáles son las razones para preocuparse por este programa y utilizarlo correctamente. Implantar el PPRA y no hacer uso de él es el mismo que no lo posee.

Speak Your Mind

*

A %d blogueros les gusta esto: